lunes, 17 de agosto de 2015

La puertita mágica del ratoncito de los dientes

¡Mi niñita ya es grande! El día de ayer se le cayó su primer diente de leche. Quiero confesar que desde que me avisó que uno de los dientes de "abajo" le dolía y se movía, me asusté, no podía creer que este momento había llegado ¡qué rápido!, no pensé que fuera normal, ¡sólo tiene 5 años! pensé. Pero al mismo tiempo, me llené de ilusión, tendríamos que hablarle al "ratoncito de los dientes".

Inès duró más de dos semanas con su diente que se movía. Cada día pensaba que ahora sí, ese día se le caería... y nada. Quería sorprenderla y hacer algo especial cuando el momento llegara, sobre todo porque para ella fue como un shock saber que iba a perder un diente. Entonces, busqué ideas y me encontré con dos que no podía dejar de llevar a cabo. La primera era dejarle un recibo del diente de parte del ratoncito Pérez, ¡se me hizo una idea muy graciosa!. La segunda, una mini puerta en su recámara, la puertita mágica por donde iba a pasar el ratoncito en futuras ocasiones. Mira el resultado (y disculpa si Inés está un poco despeinada, pero éstas fotos las tomé justo cuando se despertó y toda emocionada vino a buscarme para decime "Mamá, mamáaaaa, hay una puertita, hay una puertitaaaaa". ¡Sin duda fue una súper sorpresa!








Ahora te voy a platicar que fue toda una odisea encontrar el material que necesitaba. No tenía ni idea de dónde comprar las cosas para fabricar mi puertita, porque, aunque vi que ya las vendían hechas, no creía tener el tiempo de comprar una por internet. Primero fui a una tienda donde venden todo tipo de cosas para hacer manualidades, ya había comprado un marco para fotos y unas cosas que pensé que me podrían servir, pero finalmente, platicándolo con la mamá de la mejor amiga de Inès, pues su hija también está a punto de perder un diente, me recomendó una tienda hermosa donde venden todo tipo de cositas para fabricar casas de muñecas. Es una boutique de juguetes y miniaturas en el centro de París, con más de 40 años de antiguedad, donde puedes encontrar todo tipo de curiosidades, se llama "Pain d'epices". Fue así como encontré la puerta, la macetita, las escaleras y los accesorios que le dieron forma. El siguiente paso fue pintarla y adornarla y al último, ya que mi niña estaba dormida la pegué en la pared de su cuarto.


Me encantó el resultado y lo que más me gustó fue la reacción de Inès al encontrarse con esta sorpresa, todo el día de hoy ha estado muy ilusionada y feliz con la visita del ratón. Por supuesto, queremos compartir el recibo contigo, para que lo puedas usar en la próxima visita del ratón de los dientes, esperamos que llene de ilusión el corazón de tu(s) pequeño(s). Simplemente da click en la imagen que más te guste aquí abajo y guárdala en tu computadora:


1 comentario: